.
Home / Otras noticias / Pacifico de Promocion

Pacifico de Promocion

ABISTAMIENTO DE BALLENAS:
Un espectáculo imperdible en el pacífico colombiano, específicamente en Juanchaco y Ladrilleros, dos poblaciones de pescadores, muy austeras y sencillas, pero su riqueza se encuentra en sus paisajes, su gente y sus ballenas

Partiendo de Bogota se llega a Buga en 10 horas de bus por una buena carretera, de allí se toma un taxi o colectivo que en 2 horas te lleva hasta Buenaventura.

Este puerto, el mas importante de Colombia, habitado por una colonia afro-americana, esta realmente muy dejado, se nota que la historia le ha pasado por encima y el comercio se ha apoderado de la gran mayoría de casas, aunque todavía se pueden encontrar unos bellos monumentos aunque deteriorados.

Después de reconocer la ciudad decidimos zarpar hacia Juanchaco, en el muelle existen varias empresas donde venden los tiquetes para la lancha que nos lleva a Juanchaco, allí mismo se pueden comprar los tiquetes para el avistamiento de ballenas, yo he hecho esta travesía 2 veces y recomiendo la empresa Transjuanchaco, sus lanchas están en buenas condiciones y tiene pilotos muy atentos.

Luego de esperar en el muelle flotante unas horas mientras llega la embarcación y con un mareo impresionante, por el movimiento de las olas, zarpamos a Juanchaco; se sale del inmenso puerto donde se ven transatlánticos tan grandes que te hacen sentir una pulga, luego la lancha bordea unos arrecifes bellísimos y se llega a destino luego de una hora de viaje.

Juanchaco es un caserío muy pobre de unas 2000 personas, allí en el muelle los niños se ofrecen a llevarte la mochila y a acompañarte hasta un hotel, también existen tractores que empujan unos trailers, adaptados para llevar personas; ya que la mejor oferta de hoteles y posadas esta en Ladrilleros, es necesario tomar una de las 2 opciones, nosotros decidimos la compañía de los niños para disfrutar del paisaje desentumir un poco las piernas y empezar a compenetrarnos con el lugar y su gente, confieso que a mitad de camino rogaba para que pasara de nuevo el tractor, porque seguirle el paso a aquellos niños bajo el sol de medio día, en uno de los lugares mas húmedos de Colombia, era en verdad difícil. Al fin después de 45 minutos llegamos a Ladrilleros, un pueblo mas colorido, sin despreciar la belleza austera del anterior, pero tiene muchas mas posibilidades de hospedaje, existen cabañas para todos los presupuestos, casas familiares y se puede acampar, restaurantes por todos lados y para todos los gustos, aunque todo muy modesto, ya que todavía conserva cierto toque mágico de paraíso oculto, aunque el turismo cada vez mas va en aumento.

Después de descargar mochilas en una cabaña con vista al mar, que conseguimos a muy buen precio ya que no era temporada alta, decidimos bajar a la playa ya que el pueblo esta ubicado encima de un acantilado, cuando empezamos a descender, OH SORPRESA, no hay playa, en nuestra ignorancia y siendo nuestra primera vez en el océano pacífico, no sabíamos como afectaba la marea, en menos de 2 horas se desaparece una playa de unos 20 metros de ancha y esto cambia cada 6 horas, ( esto nos lo explico un lugareño ), bueno después de ver tal espectáculo nuevo para nosotros, acostumbrados al mar caribe donde la playa siempre esta en su citio, decidimos explorar un poco mas el pueblo y disfrutar el paisaje.

Se puede hacer un paseo guiado en canoa por medio de los manglares de un pequeño y tranquilo río hasta llegar a una piscina natural con una cascada, es un buen plan si se esta cansado de tanta agua salada. Cuando se puede acceder a la playa, te das cuenta que no es la mas bella pero si caminas un poco te puedes encontrar con inmensas cuevas y te das cuenta como los miles de cangrejos rojos te van abriendo paso y te invitan a alejarte un poco del bullicio del pueblo.

Bueno al otro día, a lo que vinimos, a ver ballenas; hay que volver al muelle de Juanchaco y esperar a que zarpe la lancha, mientras íbamos en camino por la playa, nos recibe un ballenato saltando a unos 200 metros mar adentro, empieza a fluir la adrenalina por saber que vas a ver a este bello animal mas de cerca, ya en el muelle y abordando la lancha vemos una ballena a unos 100 metros, promete un buen avistamiento de ballenas.

Zarpamos mar adentro y empezamos a rondar el mar en busca de ballenas una hora después vemos un lomo que se asoma de entre el agua y lanza un chorro de agua, el experimentado piloto lo sigue y comunica a las demás lanchas su posición, luego se ve una cola y un pequeño lomo al lado, era una familia. Realmente me puedo extender narrándoles cada paso de este avistamiento porque llevo grabado cada segundo en mi memoria, pero mas bien los invito a que vivan la experiencia ustedes mismos; estar a menos de 20 metros de un hermoso animal que triplica en tamaño tu lancha y que saca su aleta lateral casi saludándote, a lado de su pequeño ballenato que es casi como tu bote es mi tercer ascenso a un pedacito del cielo.

Lo único para olvidar es que si eres flojo del estomago como yo, se te va a devolver todo el desayuno, ya que el movimiento del mar revuelve las entrañas poco entrenadas, pero por ese espectáculo, una vomitadita vale la pena.

Este espectáculo natural se puede apreciar desde mediados de junio a finales de agosto.


Cordialmente,

YULY SOLIS
Travelguias Dpt. de Receptivos
E-mail: yulis@travelguias.net
Cali – Colombia

About admin

Check Also

Sabaletas Pacifico Colombiano

Sabaletas Pacifico Colombiano, otro destino ecoturistico en la zona del Pacifico, llegando a Buenaventura cruzamos …